Inicio


Trabajos de grado y Tesis

VÍNCULOS ENTRE LAS CONCEPCIONES DE EVALUACIÓN DE LOS Y LAS DOCENTES DE UNA FACULTAD DE ENFERMERÍA QUE FORMA PARTE DE UNA INSTITUCIÓN DE EDUCACIÓN SUPERIOR Y LAS PRÁCTICAS QUE DESARROLLAN EN LA COTIDIANIDAD DEL AULA


Entidad asociada
Facultad de Educación

Información del trabajo de grado o tesis

Información del trabajo de grado o tesis
Autores

NORMA ALEXANDRA MARIN MORALES

Resumen (Objetivos, Justificación, Metodología y Resultados)

El trabajo que se presenta a continuación lleva por título “Vínculos entre las concepciones de evaluación de los y las docentes de una Facultad de Enfermería que forma parte de una Institución de Educación Superior y las prácticas que desarrollan en la cotidianidad del aula” Este ejercicio investigativo pretende establecer las relaciones que se tejen alrededor de las concepciones y prácticas que se ejecutan en la cotidianidad del aula como elemento clave dentro del proceso de formación.

Para llevar a cabo esta investigación de corte netamente cualitativo, se aplicaron ocho entrevistas, a través de las cuales se recreó el pensamiento, experiencias y vivencias de los actores del fenómeno de investigación.

Los resultados obtenidos evidencian la cadena de relaciones multidireccionales que en la mente de un docente cohabitan en relación con las concepciones y prácticas que realizan, haciendo evidente el entramado poliédrico que refleja claramente las múltiples aristas, vértices y ángulos que conviven permanentemente en relación con la evaluación del aprendizaje. Es así como a través de las inconmensurables caras del prisma se cruzan y tejen las diferentes gamas de concepciones y prácticas que en un mismo individuo conviven para dar forma de manera tácita a los vínculos que se enlazan en la dinámica educativa como representación de la realidad social, económica y política que confluye de forma permanente en nuestro accionar diario.


Objetivo General

Interpretar los vínculos que existen entre las concepciones de evaluación de los y las docentes de una Facultad de Enfermería que forma parte de una Institución de Educación Superior y las prácticas evaluativas que desarrollan en la cotidianidad del aula para poder establecer su relación con la acción educativa

Objetivos Específicos

Describir las concepciones de evaluación del aprendizaje de los y las docentes de una Facultad de Enfermería que forma parte de una institución de Educación Superior

Identificar las prácticas evaluativas empleadas en la cotidianidad del aula de los y las docentes de una Facultad de Enfermería que forma parte de una institución de Educación Superior


JUSTIFICACIÓN

Uno de los grandes desafíos de la universidad actual es preguntarse si está haciendo bien las cosas o si podría hacerlas mejor, en la era de la mundialización, la universidad socialmente responsable adquiere un compromiso en la formación de sujetos inherente a su quehacer misional; para tal fin debe responder a los cambios que el sistema propone, otorgando a cada uno de sus actos un carácter pedagógico que propenda por la generación de saberes, la construcción colectiva y colaborativa de redes de conocimiento, que formen parte de una producción intelectual acorde con las dinámicas de la sociedad. Frente a esta reflexión la universidad se pone un reto, la construcción de un ciudadano integral con habilidades para autoconstruir conocimiento y habilidades para aprender y reaprender, un individuo generador de pensamiento crítico, un ciudadano de múltiples competencias, que pueda enfrentar los desafíos de un mundo y una economía cambiante, que le permitan moverse en los diferentes contextos, dominar diferentes lenguas y generar conocimiento global, un socializador del mundo sin salir de su casa, un sujeto activo, agente transformador de realidades, un individuo autónomo, con competencias de formación que apunten a la calidad y que le permiten ser gestor y autogestor de oportunidades, un emprendedor y generador de recursos, con habilidades para transmutar frente a situaciones sociales, que le lleven a establecer nuevas relaciones dentro de la complejidad.

En este marco se pone en evidencia la relevancia de la calidad de la educación superior y sus procesos. La exigencia de contar con una educación de mayor calidad es una demanda de la sociedad actual, un imperativo del exigente mundo en que estamos inmersos, el cual ha creado la urgente necesidad de que el trabajo del hombre sea mucho más eficiente, para lo cual se requiere de mayor preparación obligando a cada miembro que conforma esta comunidad a ser cada vez más eficaz y mejor preparado para competir al más alto nivel de productividad.

Es así como la universidad se ve comprometida a responder a cambios internos y externos que de una manera directa afecta a los actores del proceso de enseñanza aprendizaje.

De esta manera y en concordancia con lo planteado, el tema de la evaluación adquiere protagonismo y particular importancia dentro de la educación superior, la evaluación es un elemento clave dentro del proceso de formación, ya que evidencia la calidad del proceso educativo.

Las prácticas evaluativas se han convertido en un objeto de gran interés para los distintos equipos de investigación que se dedican al estudio de las problemáticas educativas, considerando a las prácticas evaluativas como un “proceso intrínseco de la enseñanza” que implica a todos los sujetos que intervienen en las prácticas educativas y, por lo tanto, posee un valor constructivo en el proceso de enseñar y de aprender, dejando de lado su función de control y acreditación. Litwin, y otros. (2003. p.19-20)

Es aquí donde las prácticas evaluativas juegan un papel determinante hacia el logro y consecución de los resultados esperados de la formación, ya que estas legitiman el proceso de enseñanza aprendizaje y por ende el proceso evaluativo y de calidad de la formación.



En este panorama pedagógico, la Facultad de Enfermería de una Institución de Educación Superior representado en sus órganos rectores (Comité de Currículo y Comité de Autoevaluación del cual forma parte la investigadora) , atienden de forma especial el tema de la evaluación del aprendizaje, conscientes del compromiso y responsabilidad social en la construcción de individuos altamente competentes que den respuesta a las demandas de formación de un mundo globalizado, con altas demandas sociales; para tal fin, pone sobre el tapete la problemática de la evaluación del aprendizaje entendiendo la misma como un proceso que acompaña el acto educativo y la labor educadora “si se considera que la evaluación es una de las actividades docentes que más repercusiones tiene sobre los estudiantes, uno de los principales desafíos para los profesores debiera ser efectuar prácticas de evaluación que contribuyan a un aprendizaje integral. Litwin (1998)

Entendido el planteamiento del trabajo de investigación desde esta perspectiva, generada desde la necesidad interna de la Facultad y sus docentes, el trabajo de investigación adquiere unas condiciones diagnósticas bajo las cuales se podrá definir la dinámica de la misma dentro de los ambientes de aprendizaje y su relación con la misma.

Desde el marco de este proceso, la Facultad de Enfermería dando cumplimiento con las políticas que aseguren la calidad de la educación superior y consecuentemente los procesos de autoevaluación y acreditación que se llevan a cabo en su interior, otorga importancia a la evaluación del aprendizaje y centra su interés en el análisis e interpretación de las concepciones de evaluación de los y las docentes y cómo estas intervienen en las prácticas que desarrollan en la cotidianidad. De acuerdo a este panorama, la Facultad de Enfermería basados en un marco de reflexión en torno a cómo mejorar los aprendizajes busca fortalecer la evaluación del aprendizaje comprendiendo los conceptos que los docentes han elaborado en la interacción del cotidiano y las experiencias previas para establecer como estas intervienen en la dinámica del aula y sus relaciones en el ambiente de enseñanza.

Es así como esta investigación desea contribuir al mejoramiento de los programas y procesos de enseñanza-aprendizaje ya existentes en la Facultad de Enfermería, resignificando la acción pedagógica de la evaluación en el aula a través de la experiencia docente, la cual podrá ser significativa y replicable a las asignaturas permitiendo implementar una serie de estrategias dirigidas a elevar la calidad de las formas de evaluación desde la reflexión docente y el cambio de paradigmas, permitiendo así que el docente sea más objetivo, efectivo, eficaz y eficiente en su quehacer profesional.


Metodología de la investigación

En el plano metodológico, el diseño de la investigación tendrá un carácter emergente, construyéndose a medida que se avanza en el proceso, por medio del cual se pueden recabar las distintas visiones. Como afirma Anguera (1995, p. 514), “la tarea de un metodólogo cualitativo es la de suministrar un marco dentro del cual los sujetos respondan de forma que se representen sus puntos de vista respecto al mundo y su experiencia”. La investigación se plantea desde la concepción de que la realidad es dinámica, múltiple construida y divergente, se interesa por la comprensión global de las situaciones y personas, no se fragmenta, todos sus componentes se retroalimentan con la experiencia y conocimiento que se va adquiriendo de la situación a investigar; por lo tanto es un sistema que no pretende ser excluyente sino operar un proceso de razonamiento interactivo, en donde se relaciona como un todo.

La forma en que se presentan los conceptos, explicaciones, categorías e interpretaciones, se originan y elaboran a partir de los datos obtenidos de los actores del proceso a investigar, desde la singularidad y peculiaridad de los mismos, respetando sus experiencias y vivencias, para así documentar y comprender su significado. “Es así como a partir de verdades particulares, concluiremos verdades generales” (Méndez, 2009, p.239).

El diseño del trabajo asume su naturaleza cualitativa, flexible, interactiva, dinámica, emergente y progresiva, donde el investigador permite que el problema a trabajar se pueda refinar, perfilar y amoldar durante el proceso, tejiendo a lo largo de éste un plan exploratorio que se ajuste y facilite la retroalimentación del problema dando una visión o un camino a seguir al referente teórico a ser ampliado. Dadas las características anteriores el investigador será el principal instrumento en el proceso investigativo por encontrarse inmerso en la situación a estudiar. 


CONCLUSIONES

La presente investigación planteó desde sus inicios como objetivo principal, interpretar los vínculos que existen entre las concepciones de evaluación de los y las docentes de una Facultad de Enfermería que forman parte de una institución de Educación Superior y las prácticas evaluativas que desarrollan en la cotidianidad del aula para poder establecer su relación con la acción educativa.

Es así como navegando a través de los textos y transitando a través de las voces de los entrevistados se dio paso a la construcción de las categorías deductivas: concepciones de evaluación (CE) y prácticas evaluativas (PE) cuya construcción coherentemente relacionada con el objetivo planteado, permiten al investigador tejer un entramado de ideas para establecer como fin último de este trabajo los vínculos entre las concepciones y prácticas evaluativas que se efectúan como parte del suceso educativo.

En este capítulo final, se presenta la cadena de relaciones implícitas y explicitas que de manera directamente relacional e indirectamente multidireccional, permiten comprender las diferentes perspectivas que adquiere la evaluación del aprendizaje, entendida como un proceso permanente, significativo, oportuno y dialógico que responde a contextos y momentos cambiantes de las dinámica sociales por la cual transita y a la cual debe dar respuesta.

En coherencia con el planteamiento expuesto y para facilitar la comprensión del texto, se presentan las conclusiones del trabajo divididas en dos momentos, bajo este referente, en el primer momento se desvelan las relaciones o enlaces que de manera directamente relacional se establecen entre la categoría de concepciones de evaluación y la categoría de prácticas evaluativas; posterior a este momento y bajo el análisis realizado, se presentan las conclusiones que desvelan el carácter tridimensional de la evaluación dentro de las categorías y subcategorías analizadas denominadas vínculos multidimensionales “El poliedro de la evaluación”. Las conclusiones de este trabajo se obtienen a partir de las voces de los ocho docentes entrevistados y el análisis realizado de los resultados.

Vínculos directamente relacionales

A continuación se presentan las conclusiones denominadas enlaces directamente relacionales entre las concepciones de evaluación y las prácticas evaluativas, esta denominación se establece debido a los vínculos directos que se presentan entre categorías y sus correspondientes subcategorías.

Partiendo del problema de investigación y en busca de establecer los vínculos entre concepciones y prácticas de evaluación, se presenta el ejercicio No 9 con los datos comparativos entre categorías y subcategorías que facilita la interpretación de las relaciones establecidas en el análisis.


Teniendo en cuenta el problema de investigación y comparando las dos grandes categorías de análisis según los resultados obtenidos, se puede establecer una estrecha relación entre las categorías y subcategorías concepciones de evaluación centradas en el aprendizaje y las prácticas evaluativas dirigidas hacia el aprendizaje, este vínculo se establece o hace evidente en términos generales cuando seis de los docentes entrevistados (E1-E2-E3-E6-E7-E8) de forma común, interrelacionan las representaciones, ideas y saberes que plasman sobre las concepciones y prácticas que realizan dirigidas hacia el aprendizaje, estableciendo vínculos semánticos que identifican y categorizan la evaluación, sus funciones , tipos y roles que desempeñan los agentes que las practican. De esta forma se puede concluir que este grupo de docentes mantienen una estrecha relación entre lo que dicen y lo que hacen en la cotidianidad del aula.

En efecto, al revisar lo expuesto se puede plantear de manera general que la mayoría de los participantes en relación al contexto particular en el que se desarrolla la investigación, articulan en su labor evaluativa una nueva perspectiva de la evaluación, como un proceso intencionado, planificado y simultaneo de la enseñanza, que busca nuevas rutas hacia el engranaje de saberes, contextualizado con la realidad, significativo, en donde privilegia al otro (estudiante), como el estratega fundamental de su formación.

Al comparar las categorías y subcategorías concepciones de evaluación centradas en lo institucional y las prácticas evaluativas dirigidas a responder a las condiciones organizativas encontramos que cinco de los docentes (E1-E2-E3-E5-E6) comparten de manera análoga concepciones y prácticas de evaluación que ponen de presente las formas como responden a los lineamientos de evaluación establecidos por la institución de educación superior de la cual hace parte la Facultad de Enfermería. Es así como en su diálogo manifiestan el carácter cuantitativo, calificador, hacia el logro de objetivos previamente definidos, en donde se desvirtúa el valor de la persona que participa del proceso de formación. Vale la pena mencionar la intervención de una nueva voz en este constructo (E4), quien de forma clara y común en las dos categorías concepciones y prácticas centradas y dirigidas a las condiciones organizativas (CE-PE-INS) explícita las concepciones y práctica que realiza y representa a través de su diálogo.

En este análisis se hace presente la interpretación que hacen los docentes frente a los lineamientos institucionales de evaluación (reglamento estudiantil, sistema de gestión académica en línea SALA, proyecto educativo del programa PEI, formato syllabus, entre otros) en donde el contenido de los mismos hace evidente el carácter cuantitativo de la evaluación y el logro de resultados numéricos que certifican el proceso educativo.

Continuando con el análisis realizado, se presentan los resultados obtenidos en las categorías concepciones de evaluación centradas en el control y las prácticas evaluativas dirigidas hacia el control, es de resaltar que en la categoría de concepciones solo un docente (E4) pone de manifiesto de manera sucinta la forma en que concibe la evaluación y las practicas que realiza hacia el control del grupo, de forma que ejerce autoridad y poder sobre los estudiantes en el momento de la evaluación.

Cabe resaltar que en la subcategoría prácticas evaluativas dirigidas hacia el control, aparecen siete docentes quienes a través de las actitudes, portes y comentarios en el momento de la evaluación de forma tácita dejan entrever la puesta en escena de vigilancia, control y poder sobre el sujeto evaluado.

Con esto en mente podemos concluir en esta categoría, que los docentes no realizan enlaces verbales entre las prácticas que realizan y las concepciones que expresan de la evaluación, no obstante al analizar la categoría encontramos en ella a la totalidad de la muestra (ocho docentes) haciendo parte de las prácticas de control, es así como podemos poner sobre la mesa que estas acciones se encuentran presentes en la cotidianidad del aula y se manifiestan a través de gestos, palabras y actitudes que asume el docente (la organización del salón, la instrucción antes de iniciar el examen, la postura corporal, etc.)



Para finalizar el análisis de este primer momento, si volvemos la mirada al ejercicio No 9: datos comparativos entre categorías y subcategorías, podemos concluir de forma general que los vínculos directamente relacionales entre las subcategorías de aprendizaje (APR) y condiciones organizativas (INS) contienen la mayoría de las voces, dato significativo, dada la relevancia que adquiere el contexto institucional dentro de la mente de los docentes; dado que si tomamos en cuenta las transformaciones expresadas entre concepciones y practicas evaluativas y las vinculamos con el cambio de paradigma por el que transita la institución de educación superior en el cual se realizó la investigación, podemos considerar que este impacta de manera directa los resultados obtenidos.

No obstante y dada la importancia institucional, se debe considerar las reformas o inclusiones que se deben dar dentro de los documentos institucionales, los sistemas de gestión y los formatos que se solicitan a los docentes, con el fin de que se articulen o vinculen las concepciones y prácticas en el diálogo institucional hacia una evaluación del aprendizaje que represente en todos las instancias las prácticas evaluativas dirigidas hacia el aprendizaje.

Vínculos multidimensionales “El poliedro de la evaluación”

Dando continuidad a lo expuesto al inicio del capítulo, se presentan las conclusiones denominadas Vínculos multidimensionales “El poliedro de la evaluación”. Frente a lo planteado, iniciaré exponiendo el carácter poliédrico que presenta la evaluación y la forma en que se establecen los vínculos entre las concepciones y prácticas que realizan los docentes en la cotidianidad del aula; noción de extraordinaria complejidad que engloba la evaluación en todas sus dimensiones.

Bajo este espectro, la evaluación revela o pone ante nuestros ojos, la pluralidad que la constituye, de una forma compleja, haciendo evidente las relaciones entre las personas (docentes) y su entorno (instituciones). En este carácter constitutivo, se refleja la acción constante de las personas con la sociedad, como un ser que nace en sociedad, construye en sociedad y con ella, y en ella, desarrolla sus aprendizajes. En este contexto y con los postulados anteriores, la evaluación del aprendizaje, se trasforma y evoluciona, como un sistema en el cual la interacción de los seres humanos, la sociedad y el ambiente en el cual están inmersos, demarcan la complejidad

Con todo y lo anterior, el investigador de este trabajo presenta las conclusiones producto del análisis realizado entre las categorías deductivas: concepciones de evaluación (CE) y prácticas evaluativas (PE), las cuales evidencian el carácter multidimensional que adquiere la evaluación, como un sistema interrelacionado en sí mismo y sus partes; característica que revelan las voces en la narrativa de sus entrevistas.

Es a través de la comparación con esta figura geométrica que pretendo establecer los vínculos que existen entre las concepciones y las prácticas evaluativas, dada la polisemia y el carácter poliédrico que se relacionan de manera constante en la mente de un docente, quien en permanente tensión conjuga las funciones de la evaluación y sus finalidades para lograr aprendizajes, reafirmando claramente la posición del investigador en las palabras de Castillo, S. (2003) lo que sucede en la realidad es que raramente la evaluación se desarrolla bajo uno solo de los paradigmas de forma “pura”, sino que en la práctica se utilizan elementos de ambos, por lo que puede decirse que en lo que a evaluación se refiere coexisten ambos paradigmas.

Por lo tanto abordo esta parte, a través de la analogía de la figura del poliedro, figura geométrica que refleja claramente las múltiples caras de la mente del docente, cuyas aristas conviven permanentemente, debido a la diversidad de factores que se entrelazan en relación con la evaluación, ya que no podemos desconocer la manera en que constantemente hemos elaborado, elaboramos y seguimos elaborando las concepciones sobre la evaluación y como estas confluyen en nuestro accionar diario.

Es así como se hace evidente el entramado poliédrico que se percibe en cada uno de sus bordes en donde, desde las diferentes caras del prisma se vislumbran la gama de concepciones que en un mismo individuo se tejen y conviven para dar forma de manera tácita a la polisemia con la cual representa la realidad entendida como un armazón donde cada parte se corresponde en sí misma.

La tridimensionalidad de la figura, permite, que al pararnos sobre cualquiera de sus planos contemplemos la red de conceptos y prácticas no lineales, que un solo docente puede llevar a la cotidianidad del aula y los vínculos que de manera aleatoria hace de estos como un recurso para esbozar sus acciones evaluativas, sin abandonar o desconocer en ningún momento las representaciones que no plasma sobre el papel y que bajo otras circunstancia puede hacer visible en la evaluación.



La tridimensionalidad de la figura, permite, que al pararnos sobre cualquiera de sus planos contemplemos la red de conceptos y prácticas no lineales, que un solo docente puede llevar a la cotidianidad del aula y los vínculos que de manera aleatoria hace de estos como un recurso para esbozar sus acciones evaluativas, sin abandonar o desconocer en ningún momento las representaciones que no plasma sobre el papel y que bajo otras circunstancia puede hacer visible en la evaluación.

Es así como un docente a través del dialogo y la práctica evaluativa puede dibujar toda una ruta de navegación basado en una estrategia, que apunte a un proceso formativo, flexible, continuo, en donde se percibe como un guía, un retroalimentador, que va paso a paso en el camino del estudiante, pero en sus prácticas debido a factores condicionales, termina entregando una nota y evaluando conceptos y contenidos; dando como resultado un prisma capaz de refractar y descomponer la luz blanca en otros colores, o en otras gamas o tintes que abarca diferentes dimensiones y que refleja de manera constante las relaciones entre el entramado lineal y no lineal del mismo que se conjugan en permanente tensión.

En ese mismo ejercicio de tridimensionalidad, podemos mirar como los contextos sobreviven, se exploran de manera permanente coincidiendo de forma homologa en cada uno de sus planos, es así como el ángulo de las concepciones y prácticas dirigidas o centradas hacia el aprendizaje cuyas características dialógicas, flexibles, formativas, significativas, retro alimentadoras, entre otras, comparten vértice con contextos situacionales en donde de manera permanente se presenta el dialogo institucional cargado de matices hacia la legitimización del conocimiento, la preparación general y objetivizada; imagen que nos pone de presente la realidad social que exhibe el contexto educativo y con la cual cohabita la evaluación.

Cabe reconocer que para que esta figura mantenga su connotación poliédrica, estas dos caras deben mantener sus atributos en perfecta armonía, preservando las características tanto de aprendizaje como de certificación, dentro de un proceso dinámico, complementario, altamente efectivo y no excluyente, posición que corrobora González, P. (2009) al plantear que todo objeto posee atributos cuantificables y cualificables, por lo que al evaluarlos se requiere tener en cuenta ambos. Por ello, más que de una ponderación entre las concepciones y prácticas centradas hacia el aprendizaje, al control , o a dar respuesta al carácter institucional, debería tratarse de las relaciones proporcionales, coherentes, simbióticas entre sus partes dentro del proceso evaluativo.

Establecer los vínculos entre las concepciones y prácticas de evaluación pone de presente las tensiones del sistema, las prácticas históricas que han pincelado la evaluación; planteando nuevos retos a todos los sujetos inmersos en el contexto educativo, político y social para responder a los procesos de formación.

Para una mejor comprensión de los planteamientos expuestos represento a través de un ejemplo la cadena de relaciones que se establecen en la mente de un docente, quien a través de las relaciones que establece con sus patrones de pensamiento, ejemplifica el entramado poliédrico entre las concepciones de evaluación y las practicas evaluativas que emplea en la puesta en el aula.


 

Año de realización

2012

Información de contacto

Contacto de Tesis y Trabajos de Grado